El IEA-AALO manifiesta en el Parlamento Europeo que la lengua occitana no es cuidada ni tenida en cuenta por el Gobierno Español

Representantes del IEA-Acadèmia aranesa dera lengua occitana manifiestan en el Parlamento Europeo que el occitano, aranés en Aran, lengua oficial en Catalunya y por extensión en el Estado Español es objeto de incumplimiento de la protección que obligan las leyes y los compromisos adquiridos por el Gobierno Español

Estrasburgo, 13 de septiembre de 2018.- Miembros del IEA-Acadèmia aranesa dera lengua occitana han comparecido hoy en la reunión del Intergrupo de Minorías Tradicionales, Comunidades Nacionales y Lenguas del Parlamento Europeo en Estrasburgo, donde han expuesto la situación de la lengua occitana, aranés en Aran, en el Estado Español.

Los representantes de la Academia aranesa que han participado en dicha reunión son el presidente del IEA-AALO Jusèp Loís Sans, la secretaria de la institución, Rosa Mª Salgueiro y el presidente de la Sección Aranesa de la Academia, Jèp de Montoya.

En las diferentes intervenciones ante los eurodiputados, los académicos araneses han expuesto la realidad sociopolítica y sociolingüística de la lengua occitana a través de la explicación de la realidad histórica de la lengua de los trovadores hasta nuestros días, en que se mantiene a niveles muy simbólicos o con una presencia testimonial, para a continuación relatar mediante diversos ejemplos la falta de consideración del Estado Español en relación con la lengua occitana.

Rosa Mª Salgueiro, ha expuesto que la Generalitat de Catalunya y el Conselh Generau d’Aran protegen y amparan la conservación y normalización social de la lengua occitana de Aran y que en 2006 con la reforma del Estatuto de Catalunya la lengua occitana fue declarada oficial en toda Catalunya, junto con el catalán y el castellano, por el Parlamento de Catalunya. Este reconocimiento se hizo de acuerdo con la Constitución Española, que dice que serán lenguas oficiales aquellas que sean declaradas como tales por el estatuto de autonomía. Salgueiro, ha destacado que una lengua, el occitano, con una tradición histórica importante, que en Catalunya pertenece a un territorio de diez mil personas como es la Val d’Aran, era declarada oficial en un territorio de siete millones y medio de ciudadanos mostrando así un enorme de respeto a la identidad.

Catalunya siguió desarrollando una protección específica a esta lengua con acciones diversas: traducción al occitano de todas las leyes del Parlament de Catalunya y otras comunicaciones en occitano des de la Generalitat de Catalunya, aprobación de la Ley del occitano que marca los derechos y deberes de los usuarios de esta lengua, presencia del aranés en la escuela del Val d’Aran en la que se ha convertido en lengua vehicular de la educación aranesa y de un buen número de asignaturas, y subvenciones a las actuaciones en favor del occitano.

De forma destacada la Generalitat de Catalunya el año 2014 creo la Academia de la lengua occitana, el Institut d’Estudis Aranesi-Acadèmia aranesa dera lengua occitana con el mismo rango jurídico que las otras academias de lenguas oficiales del Estado Español.

Por su parte Jèp de Montoya, presidente de la Sección Aranesa del IEA, ha expuesto durante su intervención que en el año 2001 entraron en vigor los compromisos firmados por el Gobierno Español en relación a la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias. En el documento de compromiso, de 2001, el Gobierno español señalaba dos tipos de protección a los que se comprometía. Uno más débil que afectaba a las lenguas que no eran oficiales, como por ejemplo el amazigh en Melilla, el aragonés en Aragón, el asturleonés en Asturias o el aranés en la Val d’Aran y Catalunya. Y una segunda protección más potente que debía aplicar a las lenguas declaradas oficiales por los diversos estatutos de autonomía, sin que hiciera ningún tipo de relación de que lenguas se trataba. En el momento en que el occitano fue declarada lengua oficial en Catalunya por el Estatut de Autonomía esta lengua pasó del estadio de protección más débil al estadio más potente, de mayor protección.

Sin embargo, el Comité de expertos del Consejo de Ministros del Consejo de Europa determina en sus informes una importante falta de información sobre los compromisos adquiridos en educación preescolar en aranés, en formación del profesorado en occitano, en la falta de textos legislativos estatales traducidos a esta lengua y en la falta de medios de comunicación en aranés, entre otros.

El mismo informe de los expertos declara que no se respetan los compromisos adquiridos por la Carta Europea en lo concerniente a la lengua occitana en diversos ámbitos: no existe una enseñanza técnica y profesional en aranés, no hay formación permanente y de adultos en aranés, no hay formularios y textos administrativos de empleo corriente en occitano, no se respeta el conocimiento de la lengua occitana en la contratación de funcionarios estatales, no hay un órgano de prensa en aranés, no hay formación de periodistas en aranés.

Montoya, ha puesto algunos ejemplos: no se ha traducido la Constitución Española al occitano; el occitano no se puede utilizar en la administración estatal; el aranés no se tiene en cuenta en la contratación de funcionarios cuando se trata del territorio de la Val d’Aran; respecto a favorecer el doblaje o la subtitulación en aranés no hay ninguna acción atribuible al Gobierno Español, siendo este uno de los compromisos adquiridos por el Gobierno que no se ha resuelto, que no ha originado ninguna actuación respecto del aranés; el Gobierno Español financia a las academias lingüísticas de las lenguas oficiales del Estado Español, excepto a la Academia aranesa dera lengua occitana.

A pesar de estos incumplimientos, Jèp de Montoya ha destacado un detalle positivo, ya que el informe del Gobierno Español reconoce que debe mantenerse la denominación de “lengua occitana”, más inclusiva e integradora, aunque puede coexistir con la denominación de “aranés”.

Finalmente, Jusèp Loís Sans, ha centrado su intervención en los incumplimientos de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, ya que según el presidente del IEA-AALO el Gobierno Español no realiza ninguna acción en favor de la lengua occitana en contraposición a algunas acciones en favor de las otras lenguas oficiales del Estado.

A corte de ejemplo Sans ha explicado que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social hace algún curso de lengua para sus empleados con destino en las comunidades autónomas en las lenguas oficiales. Han sido un total de 55 cursos convocados desde 2014. Ningún curso para el aranés. La Tesorería General de la Seguridad Social tiene 126 impresos traducidos al catalán, al gallego y al euskera. Ninguno al aranés. La página web de la Seguridad Social pone a disposición de los ciudadanos más de 80 folletos y formularios en catalán, euskera, gallego y valenciano, pero ninguno en aranés. Desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad han hecho campañas de información, prevención y sensibilización en diversas lenguas cooficiales. No se ha hecho ninguna en occitano. El Ministerio de Hacienda y Función Pública en 2017 dedicó 112.000 € a la enseñanza de lenguas cooficiales. No hubo ningún euro dedicado al occitano. Dependiente del Ministerio de Asuntos exteriores, el Instituto Cervantes hace difusión y formación en lengua castellana por todo el mundo, pero en sus actuaciones hace, también difusión de las lenguas cooficiales del Estado. No hace ninguna formación, ni difusión del occitano ni en occitano. De las ayudas económicas que el Ministerio de Cultura ofrece para la publicación y traducción entre lenguas cooficiales no hay ninguna que tenga en cuenta el occitano.

El presidente del IEA ha aprovechado su intervención para analizar la reciente sentencia del Tribunal Constitucional sobre el uso preferente del occitano, aranés en Aran.

El 22 de septiembre de 2010 el Parlament de Catalunya aprobó la Ley 35/2010 de 1 de octubre, del occitano, aranés en Aran. Es la Ley que desarrolla la oficialidad de la lengua occitana que declaró el Estatut de Catalunya el año 2006. Algunos artículos de la Ley decían que “el aranés es la lengua de uso preferente de las administraciones públicas, de la enseñanza, de la toponimia y de los medios de comunicación públicos en el Val d’Aran”.

El 22 de julio de 2011 el Consejo de Ministros del Gobierno Español encargo al abogado del Estado que interpusiera un recurso de inconstitucionalidad por esa “preferencia” de uso que obligaba la Ley. Era la primera vez en la historia de la lengua occitana que el Consejo de Ministros del Estado Español trataba una cuestión relativa al aranés. La finalidad era limitar derechos.

La “preferencia” en el uso de la lengua era entendida por el legislador catalán, el Consejo de Garantías Estatutarias del Parlament de Catalunya y la Defensora del Pueblo Español, como un requisito imprescindible para asegurar la normalización, la promoción y la conservación de la lengua propia del territorio sin que pudiera significar un peligro para las lenguas catalana y castellana, ni un menoscabo de los derechos de los usuarios de estas lenguas.

A pesar de ello, el Tribunal Constitucional, realizó inmediatamente una suspensión cautelar de la “preferencia” de uso del occitano y el 8 de febrero de 2018, es decir hace unos meses, falló, declarando inconstitucional la “preferencia lingüística” para el occitano.

Después de la sentencia, para Jusèp Loís Sans, el occitano no podrá ocupar un espacio importante y destacado en la administración, en la enseñanza, en los medios de comunicación, y en otros ámbitos sociales fundamentales, que le permita seguir viva. La negación de su preferencia es el principio argumental de su eliminación.

En conclusión, Sans ha declarado que “queremos manifestar que la lengua occitana, lengua oficial en Catalunya y por extensión en el Estado Español es objeto de incumplimiento de la protección que obligan las leyes y los compromisos adquiridos por el Gobierno Español. La lengua occitana, lengua co-oficial del Estado Español no recibe el mismo trato de parte del Gobierno Español que las otras lenguas oficiales”.

Por su parte, el eurodiputado por ERC, Josep-Maria Terricabras, ha expresado su preocupación por el futuro del aranés tras la intervención de los representantes de la Academia Aranesa dera lengua occitana. Terricabras, que es uno de los copresidentes del Intergrupo, manifestó que “El desprecio del Estado Español por la pluralidad y la riqueza lingüística puede ser letal para el aranés”.

“Sin la especial protección de que ha disfrutado el aranés en los últimos años, tendrá realmente difícil su supervivencia porque la situación de desequilibrio frente al catalán y al castellano es muy importante”, dijo Terricabras.

 

 

Comments are closed.