Inauguración de la exposición “Se’n parlave… i n’hi havie” en el Ecomuseo Çò de Joanchiquet de Vilamòs

Las primeras brujas de Europa eran del Pirineo, las juzgaba el pueblo, no la Inquisición, se exiliaban para protegerse y se heredaba la ‘fama’ por vía materna

Vielha, 21 de junio de 2019.- El Museo del Valle de Aran en colaboración con la Red de Museos de las Tierras de Lleida y Aran presenta desde hoy y hasta el 30 de agosto la exposición “Se’n parlave … i n’hi havie”, una muestra itinerante sobre el fenómeno de la brujería en las Terres de Ponent y el Pirineo. La muestra ilustra los resultados de la investigación sobre la brujería que se ha llevado a cabo entre el 2015 y el 2017.

A la inauguración de la exposición ha asistido el sindic d’Aran, Paco Boya, el alcalde de Vilamòs y consejero, Oriol Sala, y la directora del Museo de la Val d’Aran, Carla del Valle, entre otros.

De entre las principales conclusiones de la investigación y que ilustra la exposición de la que es comisario el historiador y profesor de la Universidad de Barcelona (UB) Pau Castell, se extrae que algunos de los primeros juicios europeos sobre brujería fueron en el Pirineo, concretamente en los valles d’Àneu y que las mujeres acusadas de brujería en Cataluña eran señaladas y perseguidas por sus vecinos y no por la Inquisición, al contrario de lo que se pensaba hasta ahora. La ‘fama de bruja’ se heredaba por vía materna y mientras que en el Pirineo la caza de brujas era recurrente, en las comarcas de la Plana era puntual.

La exposición explica que se puede diferenciar claramente dos ámbitos: por un lado el Pirineo (Pallars, Alt Urgell y Aran donde la brujería es mucho más presente y parecida a la documentación histórica, los juicios por brujería del siglo XV, XVI y XVII) y por otro, la llanura, donde cuesta encontrar gente que recuerde nada.

La iniciativa tiene una pretensión científica y presenta la brujería como fenómeno social y científico en Ponent y el Pirineo. El estudio ha contado con un equipo formado por antropólogos e investigadores de los diferentes territorios: Tòni Escala, Sara Arjó y Elisa Ros (Val d’Aran) Núria Morelló (Plana de Lleida) Carlos Guardia (Alt Urgell), Oriol Riart (Pallars Sobirà), Miquel Bailach (Pallars Jussà), Marcelino Corominas (Solsonès).

La exposición combina las dos vertientes que ha abordado la investigación: la histórica y la etnológica. Así por ejemplo, se pueden escuchar diferentes audios, entre ellos los de personas que han vivido el fenómeno de la brujería en primera persona. También se pueden encontrar objetos que se han utilizado para protegerse como amuletos, y se muestran documentos históricos y material que ilustra las diferentes conclusiones a las que ha llegado la investigación.

La exposición cuenta con material didáctico, especialmente adaptado para niños y niñas entre 5 y 14 años. Este está concebido a partir de los conceptos que aborda la muestra para ofrecer una mirada más transversal como el miedo, la libertad o la diferencia siempre con un punto de vista de educación de género.

La exposición “Se’n parlave … i n’hi havie” se podrá visitar del 21 de junio al 30 de agosto en el Ecomuseo Çò de Joanchiquet de Vilamòs.

Info: Hilat de Musèus des Tèrres de Lhèida e Aran

Comments are closed.